Un día leí que el límite está donde sea necesario. Este verano en el que hemos empezado a emprender decidimos no poner ningún límite más allá de nuestra capacidad física para recorrernos media geografía española. 
Para nosotras era necesario coger un rodaje más allá de la luna. Afianzar lo que sabemos y aprender lo que creíamos que sabíamos. Tropezarnos, equivocarnos y hacer un músculo de otro planeta cargando todo el dia con preciosidades varias.
Estoy en la época de los límites estratosféricos porque es lo que me pide el cuerpo y la necesidad de labrarme un buen futuro profesional haciendo lo que me gusta.
No me he ido, estoy por aquí aunque no haya escrito en no se cuantos días. Pero ya he tenido ratitos de bombillita encendida así que a partir de mañana vuelvo con ganas, y como siempre, a la hora del café.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>