Y no pasa nada

No, no vas a volver a ser tu. Y no pasa nada. Es curioso como una circunstancia de tu vida puede situarte, a veces, en una posición de “gurú” (o algo así) sobre que hacer y como enfrentarse a la nueva situación que se le plantea a otra persona. Es curioso, y un autentico reto para alguien que casi cada día, no vuelve a ser ella misma. Sobre todo cuando no tiene ni idea, pero ni idea, de cual es la respuesta correcta.

Una de las preguntas que más se repiten en los mails que recibo sobre desengaños amorosos, roturas de corazón, rupturas inesperadas y lágrimas que parecen nunca acabar es, ¿volveré a sentir de la misma manera? ¿volveré a querer? ¿A enamorarme?

Para mi, desde la absoluta ignorancia de psicología amorosa, la respuesta es tan sencilla como complicada. Si quieres, si.

Sencilla porque no hay mejor solución que la que depende de uno mismo. A veces es más fácil que otros se encarguen de resolver determinados papelones que nos han puesto en un lugar en el que no queremos, ni de coña, estar. Y a veces, esas soluciones son validas. Pero como en la mayoría de las cosas importantes de tu vida; decisiones, problemas personales, gente que viene y va, experiencias tan duras como enriquecedoras, sustos… La única persona responsable de solventarlos es uno mismo. Esto lejos de asustar debería ser un alivio.

Si a ti te cuesta encontrar tu sitio, que te conoces mejor que nadie (aunque muchas veces te escapes de ti misma, que te conozco, pillina) imagínate lo que seria que alguien lo encuentre por ti. ¿Estamos locos? (como pensar que alguien es responsable de tu propia felicidad… no es justo, para nadie. Ni lógico, ni normal)

Yo al menos, no quiero eso. Aunque tarde mas, el privilegio de estar bien y a gusto con algo me lo doy a mi, yo lo encuentro. Yo me lo guiso yo me lo como. En plan egoísta. Así somos (Gracias a Dios).

Difícil porque muchas veces no nos permitimos a nosotros mismos avanzar, crecer, aprender, luchar, caer, volver a caer. Pegarte una leche de las que dejan marca para siempre. VIVIR. Hola, confort, si, otra vez estás aquí molestando.

Después de que tu novio te deje cuando menos te lo esperas, no vas a ser la misma. Después de que le den el puesto por el que llevas tanto peleando y esforzándote a otra persona, no vas a ser la misma. Después de que tengas un accidente en el que por unos momentos, sentiste que todo acababa ahí. No vas a ser la misma. Después de haber viajado a un país pobre como voluntaria. No vas a ser la misma.

Pero es que la vida no se trata de ser siempre los mismos. Que puñetero coñazo. Lo siento pero es así. La vida no va de eso.Va de sacar lo mejor de cada situación. Utilizar las consecuencias de algo a tu favor y no en tu contra.

Se que no es fácil decirlo. Se lo que es que alguien a quien quieres decida que ya no te quiere después de muchos muchos años juntos. Se lo que es ver a un familiar sufrir muchísimo por la muerte de alguien que era básico en su vida y no poder hacer nada o mucho por aliviar un poco su dolor. Se lo que es estar en un país pobre, no de voluntaria (aunque es mi asignatura pendiente) y ver a un niño que no ha probado una chuchería en su vida sonreírte como si ese momento fuera, por algo que tu desconoces, especial. Y tu sentirte la persona mas ruin del mundo porque acabas de quejarte de que estas harta de llevar 10 dias comiendo arroz blanco.

Yo se de lo que hablo. Y se que todo eso me ha cambiado, cada cosa en su momento. Y puedo decir, que al menos creo, que no soy la misma, que soy mejor.

Y este titulo me toca especialmente la patata porque recuerdo, que pase mucho tiempo angustiada, y llorando bajo la idea de que no iba a volver a ser la misma ante una situación en la que jamás me habría imaginado y de la que no tenia ni puñetera idea de cómo salir victoriosa.

“Me han robado mi inocencia” “No volveré a sentir con todo mi corazón” “No volveré a querer” “No podré confiar en nadie “ (Loreto, esta ultima es para ti).

Volverás claro que volverás. De distinta manera, pero porque tu no eres la misma que hace 7 años, ni dos, ni uno. Seguramente profesionalmente hayas pasado por cosas que te han hecho tomar decisiones importantes, has cambiado de trabajo o directamente, has empezado a trabajar.

Si antes valorabas por encima de todo que tu novio fuera guapo y fiestero, ahora te gusta que te pregunte por tu madre cada noche.

Si antes tu mayor plan era irte un fin de semana a Londres con el, ahora lo es abrir una cuenta común para ahorrar, para el futuro. Porque ahora eso, también es importante.

De verdad, olvida lo que hizo, lo que hiciste, lo que pensó, lo que pensaste, lo que dijo, lo que dijiste. Lo que no dijo, lo que no dijiste. Lo que vivisteis, lo que disfrutasteis y lo que os perdisteis. Es todo pasado. Dale las vueltas que quieras al café, pero luego, no te quejes si se derrama,

Y otra cosa. Ahora mismo, lo importante no es si volverás a querer, a enamorarte o a sentir. Créeme que no lo es. Eso llegara, cuando tenga que llegar. No seas cabezota.

Ahora disfruta de esa amiga a la que hace tiempo que no ves, ese café que hace siglos que no te tomas, ese libro que ha cogido más polvo del que le cabe, esas botas que nunca te atreviste a comprar, ese corte de pelo que siempre pensaste que te favorecería, pero que nunca te atreviste a hacer. No para huir de lo demás, sino porque cada cosa tiene su momento, y ahora, esto es lo que toca. Esto es lo que tu yo de hoy, necesita. Hazte caso ,y no seas tan dura contigo misma.

Sal a la calle, tomate un mojito, y disfruta de quien eres. Mejora lo que no te gusta, y potencia lo que te hace grande. No hay mejor truco, ni tampoco, más fácil de conseguir. Una pena que a veces, necesitemos los golpes para darnos cuenta de ello. Y esto, no es una norma escrita ,es un consejo que lo mejor que tiene es, que una vez mas, tu decides. O lo tomas, o lo dejas. Y hagas lo que hagas, no pasara nada, es solo una decisión. Pero luego no te quejes, si sales mal parada con ello. Se consecuente, y la próxima vez, lo harás mejor. Permítete meter la pata.

Hay un dialogo que me encanta de winnie the pooh con el burrito. Este le pregunta a Pooh ¿supon que se cae un árbol con nosotros debajo? ¿ que seria de nosotros? A lo que Pooh contesta: supón que no se cae. Pues imagínate que nunca encuentras un trabajo que te llene, un chico que te rompa los esquemas, un viaje que te cambie la vida. Terrible, ¿no? Supón ahora justo lo contrario. Que si vamos a suponer, hagámoslo a nuestro favor, ¿no crees?

Pd. Tengo posts guays pendientes, pero necesitaba escribir esto para responder a algunos de los mails de este ultimo mes, que todos tienen una base similar y con tanta boda, no tengo tiempo para responder uno por uno. Espero que os sirva, como siempre, es mi opinión mas personal, nunca profesional, sobre un tema que tanto atormenta y en realidad, tan poco importante es en el cómputo de tu vida. Esto, te lo prometo. Palabrita de ser humano con el umbral de la sentimentalidad fuera de los parámetros de la normalidad.

  1. No he sufrido ningún desamor y, actualmente, estoy con la persona que quiero estar, pero llevas razón: las cosas cambian y nosotros tenemos que evolucionar. Dejar nuestra felicidad en manos de otra persona es una equivocación, tengamos a alguien al lado o no.
    Gracias por escribir tan bonito y ser capaz de plasmar con palabras lo que otros no somos capaces.

  2. Tu lo has dicho: con el umbral de sentimentalidad fuera de los parámetros de la normalidad…

    Eres una crack!!! Increible como escribes!! Llegas muy hondo!!!

  3. Lara, no te conozco, pero te sigo porque me encanta cómo escribes (me llegas a la patata ;) ) le mandaré esto a una amiga que está pasando por un mal momento. Seguid así las dos, Mafalditas. Contagiaís entusiasmo!

  4. Aiii Lara que me gusta leerte y seguirte, aunque soy de las que te sigue ahí en la sombra :P he pasado hace poco por algo así (7 años con una persona y decide que no te quiere lo suficiente…) y ahora lo veo de otra manera. Todavía no lo he superado, estoy en ello, pero sé que voy a encontrar mi felicidad y sí, ya no soy ni seré la misma, pero qué más da! soy mas fuerte!De acuerdo en todo todito lo que dices bonita :)

    Ahh y yo también tengo pendiente lo del voluntariado, yo me voy contigo ehh! jajaj besitos :)

  5. Querida Lara:

    Como siempre tus posts son pura delicia para los ojos. ME gusta tu prosa, mucho, y me gusta el contenido. Ahora mismo estoy haciendo un curso de meditación basado en la psicología tibetana y mucho de lo que describes hoy se parece a lo que predican los monjes. Así que, aunque sea tu opinión personal, que sepas que llegas a la altura de una filosofía ancestral. Y lo gracioso es que has llegado a esas mismas conclusiones viviendo, que es como hay que hacer cada día. Siendo uno mismo en cada instante que nos toca estar, viviendo el presente sin esperar que el árbol se caiga o no.
    Sigue escribiendo aquí, porque tienes un don para ello.
    Buen martes!
    Caru

  6. Me has salvado el día (y la vida)
    Llevo meses algo triste y llorona y me acabas de dar un empujoncito a avanzar, a “re-diseñar” mi vida junto a las personas que realmente me quieren. Muchísimas gracias, de corazón.

  7. Lara! Grande!
    Este post es muy auténtico, tú dices que es tu opinión, que no hay estudio ni psicología que estés contando, pero te digo una cosa… No hay mayor psicologia que la experiencia y superar uno mismo el dolor de corazón y encontrarse y renacer (quizás con unas alas diferentes) cual ave fénix..
    Cuento con alguna experiencia, desde ambas posiciones, y también hay que recomponer corazon y vida cuando tú tomas la decisión (no siempre son desiciones por desamor… Es un tema tan complejo el amor que hay mil historias difíciles)
    Decirte que yo me he recompuesto y he vuelto a empezar conmigo misma, aprendes a no hacerte preguntas cuando pasas el dolor y a vivir lo que venga… Y es muy bonito disfrutar de cada pequeña cosa, porque es lo importante, disfrutar esas pequeñas cosas que antes no apreciábamos..
    De repente un día llega EL, y tú qué estabas feliz ya contigo misma te cagas de miedo de nuevo, porque cuando recompones tu mundo y aprendes a escucharte, da vértigo querer y los y si… Pero no nos podemos cerrar a alguien que nos quiere (ni mucho ni poco) “bien”por miedo, por qué no funcione o por miedo al dolor. Uno se tira con miedo sin saber si habrá suelo, agua, etc.. cuando llegues al fondo.. Pero ahora sí, con la experiencia de lo vivido y sin perdernos por el camino a nosotros mismo ni depositando toda nuestra felicidad en otra persona, hay que quererse mucho a uno mismo para poder querer a alguien otra vez!

    Pd. Perdón por la parrafada, casi te escribo un pseudo-post jajaja

  8. Ainsss hacía mucho que no entraba por aquí, y como siempre me encanta leerte.

    Pues es verdad, me anoto esta frase como cabecera :”Esto es lo que tu yo de hoy, necesita” Igual esto es una super oportunidad para conocernos bien y saber bien lo que buscamos y necesitamos.

    un abrazo!!!

  9. Voy a releer tus posts cada día para que me den esa fuerza y esa magia y esas ganas de todo que se desprenden de cada uno de tus relatos. Gracias por compartir esto preciosa!! siempre, un gustazo leerte. Besos Lariña!!

  10. clara canovas gomez says:

    buenos días,navegando esta mañana por internet ,te he descubierto ,gracias por encontrarte lo necesitaba ,ese soplo de aire fresco,pues estoy pasando un mal momento en el trabajo y la tristeza de los pensamientos te condenan ,sobre todo a la gente que como dice mi hija quieren hasta a una flor,yo me emociono con el mundo y quien lo habitamos es maravilloso pero esto te hace ser más vulnerable,u que seas fuerte.

Responder a veri Cancelar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>