Lo que de verdad importa es que estés con quien quieres estar, da igual si llueve  y se han estropeado los planes, eso no importa.
Lo que de verdad importa es tener flores en casa cada semana, unas veces las compras y otras las coges del campo. Algunas mueren con el tiempo y otras se secan y son, si cabe, mucho más bonitas
Lo que de verdad importa es una comida familiar el domingo, aunque el sitio resulte un chasco, aunque los camareros se equivoquen con los platos y tarden dos horas en servirte.
Lo que de verdad importa es que estas aquí, y tienes todo el tiempo del mundo para vivir lo que quieras vivir y con quien quieras vivirlo. Por cierto, recuerda que el tiempo es como los quesitos
Que por fin has superado eso que tanto daño te hacía aunque te haya costado dos años, volver a fumar y algunas noches en vela. Que lo que ayer era negro, hoy es blanco y las cosas claras se entienden mejor. Que ya no compras más novelas románticas, porque intentas vivirlas tu cada día.
Lo que de verdad importa es que sois dos, y ser dos es mucho mejor que ser uno. (A veces)
Lo que de verdad importa es que tus padres te llamen, cada día, y si son varias veces mejor. Porque no hay nada como su voz para hacerte sentir bien.
Lo que importa, y de verdad, es que sepas apreciar lo que de verdad importa.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>