Si no quieres retroceder, no camines hacia atrás.

Si no quieres que el café se desborde, deja de marearlo. Ponle azúcar, sacarina, o sal.

Haz que se mezclen, y saca la puñetera cuchara.

Cuantas veces decimos y cuantas pocas hacemos. ¿Sabes que pasa si le estas dando vueltas al cafe con la cucharilla  20.000 veces? Que tarde o temprano se derrama el cafe. Y dices, joder, que mierda. Pero has sido tu el que no ha parado.

Imagínate que estas en el agua, te has caído, se te ha congelado todo, hasta las ideas. Hasta el punto de que en vez de mover las piernas que te impulsen a salir, mueves las manos pidiendo auxilio. Las manos no te van a sacar de ahí, te lo aseguro, las piernas no lo sabes, pero desde luego, tiene una probabilidad infinitamente mayor.

cafe 2

Y dirás, ¿que culpa tengo yo si se me han congelado las ideas? Ninguna, ni tu, ni el mar ni nadie. Ha pasado y punto. Muévete rápido, descongélate. ¿Que narices haces cuando se te hielan las manos en la calle y no llevas guantes? porque en el bolsillo quietecitas no es que mejoren mucho. Frotas, frotas fuerte y rápido, y poco a poco vuelven a su temperatura normal. No pares. No se  te ocurra parar de mover las puñeteras piernas.

Me encanta el café, creo que es una de las cosas que tengo claras en la vida. Me gusta solo y con leche, calentarme las manos con el, eso me flipa. Me gusta tomármelo fuera de casa, que me lo pongan en una taza bonita y que me hagan un dibujo sorpresa en la espuma. Me encanta tomármelo con gente. Y si, me encanta marearlo con la cuchara, hasta que se derrama, y protesto.

cafe 1

Si no quieres seguir en tu trabajo, busca otro. Si no quieres seguir en una relación, déjala. Si tienes ganas de estar con alguien, sal y relaciónate. Si quieres sonrisas sonríe, si quieres abrazos abraza. Si quieres comprarte ese caprichazo, ahorra. Si quieres adelgazar, cuida tu alimentación. Si quieres aprender, lee. Si quieres bailar, ponte música.

cafe 4

Si quieres soñar, duerme. Si quieres interiorizar, pasea. Si quieres respirar, vete al campo. Si quieres soltar, llora. Si quieres dejar ir… suelta.

Si no quieres que el cafe se derrame, deja la cuchara. Es mano de santo. Un remedio sorprendentemente infalible. A veces cuesta más eh, esos cafés nerviosos, lo caliente que está, el azúcar, que viene en terrón… No siempre es fácil. No siempre es bonito. Pero siempre es necesario.

cafe 3

Que tengáis un buen puente queridas. Y recuerda… sobrevivir es de cobardes. El sobre, para las postales de navidad.

Todas las fotos son de pinterest.

  1. Qué cierto Lara!! Yo soy de las personas que marean y marean el café, que ahora sí , que ahora no me apetece, que hoy te llamo tres veces, que mañana paso de ti… Y al final, por tonta (o por miedo a que se enfrie), lo desbordo. Y adiós café.

    Que tengas un buen día bonita!! :)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>