Marta es feliz con un puñado, que no ramo, de flores. A Lucía le pueden las puestas de sol, en verano o en inverno, y mejor entre semana. Si Marisa cierra los ojos, viaja a la casa de su abuela, al césped mojado, a las largas tardes de verano con tortilla de patata casera. Pedro disfruta como nadie de una buena cerveza y su guitarra. A Juan le gusta tomarse un café todos los días antes de dormir, con cafeína y todo, los hay muy valientes. María vuela a la librería cada viernes y elige la portada que mas le gusta, se devora el libro en un fin de semana. Para mamá, estar con sus 4 hijos es más que felicidad, es plenitud. Papá nos llama todas las noches al salir de trabajar, uno por uno, por orden de edad. Carina disfruta inventando sueños, empresas que quiere montar. Cris adora cocinar, y baja al mercado cada lunes esperando encontrar algo nuevo que preparar a su novio. Para Carlota no hay nada como un domingo en el cine y con palomitas, si son de caramelo mejor, pero saladas tampoco están mal. Bruno  es único, es mi todo, estar a su lado da paz. Meri quiere montar una floristería, pero no una cualquiera, es algo mucho mas especial que solo ella entiende, es una genia y esta gente es lo que tiene. Laura es simplemente especial, y especial me hace sentir a su lado. Mi hermana mayor es generosa y cualquier cosa a su alcance es para los demás, es su manera de disfrutarlo. Marta y Maria son unas valientes soñadoras, la alegría de la huerta y los ojitos derechos de su hermano que tiene un corazón que no le cabe en el pecho
Sois muchos más, y tendréis vuestro café.
La felicidad es, si cabe, mas sencilla que una taza de té… o de café.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>