Me gusta desayunar con mantel.

No valoras lo diferente que sienta hasta que pones un mantel.

 

Me gusta la gente que cae bien a la gente. Me gusta el agua de coco. Me gusta, a veces, darme un capricho en el gourmet de el corte ingles y comprarme un queso con nombre impronunciable. Es increíble como algo tan pequeñito puede llenar tanto una nevera. Me gustan los pantalones de pijama. Camiseta me pongo cualquiera, y cuanto más gastada y blandita mejor. Pero los pantalones, tienen que ser ideales.

Me gusta el que deja hacer. El que sabe, simplemente, alejarse de lo que no le gusta. Que no opina de lo que no le aporta, que lo deja estar. Me gusta ver casas en idealista. Sobre todo las que no puedo ni podré permitirme jamás, e imaginar que vivo ahí. Me encanta.

Me gusta conocer gente nueva, porque cada etapa de tu vida tiene unas circunstancias. Cambias, eres diferente, te gustan otras cosas y es bueno conservar lo mejor de cada persona y añadir los que pegan de lo lindo a tus cambios vitales. No hay que tener miedo a la gente nueva, si se queda, solo traerá cosas buenas.

Me gusta querer a mis manchitas de vitíligo. El otro día alguien me preguntaba por mail como me tapaba las de los párpados ” no me las tapo “le dije. Y es que son muy mías, como mis ojos o mis manos. Y sinceramente, son las únicas secuelas de momentos de mierda. Bienvenidas. (Luego descubrí que con tapaojeras las de los párpados se disimulan casi al 100%,. No fue intencionado, me pase con el botoncito, (nunca le doy el toque exacto) y para no tirar el resto lo extendí por los párpados. Ahora algún maquillador profesional me matará, lo se).

Me gusta la gente super espontánea. En plan cariñoso, no en plan #digoloquequieropeseaquienpese. Esto es algo en lo que llevo trabajando mentalmente mucho tiempo. A veces me gustaría decir cosas que no debo, soltar cosas que en frío, ni pienso. Creo, firmemente, que no se puede hacer daño gratuito. No se puede decir lo que te da la gana siempre, pese a quien pese. Hay cosas que uno tiene que guardarse. No se trata de ser valiente, sino de saber estar, hacerse querer, y sobre todo… estar para sumar. Nunca para restar. Aunque no sea tu intención, está mal. Cuéntaselo a tu almohada, al dia siguiente ni lo recordará, y tu, tampoco.

Me encantan las castañas que cada navidad compramos en la plaza de España de Vigo, mientras mis padres se ponen nerviosos porque no pueden parar ahí, y nos van a multar. Con los años se han suavizado y mi madre, ahora, para en cualquier lado, que es un minutito y que ya no está para tonterías.

Me gusta que mi abuelo nos siga dando una propina y nos diga para una cocacola, o para gasolina. Incluso a los nietos que no tienen carnet de conducir. Hacernos los remolones sabiendo que no nos servirá de nada y que ese dinero nos viene de perlas. Me gusta que sigamos siendo sus nietitos. Aunque pasemos de los 25; aunque llevemos años trabajando.

Me gusta probar colonias de bebé, cacao para los labios, desodorantes y pastas de dientes. ¿Alguna marca interesada? Es bromita, aunque lo dejo caer…

Me gusta la gente que me da lecciones. La que no es pelota.  La que hace que me contenga, esa a la que no comprendo mucho y con la que no comparto casi nada y me saca de mis casillas. Me gusta entender que no todo es como yo quiero y cuando yo quiero, así tiene que ser.

Me gustan los diarios, y los escribo desde pequeña. Me gusta cuando los releo, ver mi inocencia. Me duelen mis disgustos de niña ilusa, y me da un poco de pena ver mis ansias por ser mayor. Son uno de mis mejores tesoros, siempre agradeceré a lo que sea que se metió en mi cabecita y me incito a escribirlos.

 

Me gustan mis sobrinos. Me los como. Me quitan cualquier pena y me causan cualquier alegría. Son de lo mejor de mi vida. También me gusta mucho el jamón ibérico, cuando toca, el sandwich de pavo y las frambuesas con yogurth.

Me gusta la gente que se moja. No la que va por la vida defendiendo esto o aquello a capa y espada pasando por encima de todo, pero si la que si ve un hecho feo hacia otra persona, sabe posicionarse. Sobre todo porque todos nos quejamos cuando alguien viola lo que creemos, son limites de la ética personal o profesional y nos ha afectado. Así que me gusta la gente coherente y de la misma manera que le duele lo suyo, no aprueba lo de los demás.

Me gusta, como hoy, coger la libreta en la que apunto las cosas que me gustan y recopilarlas en modo lavadora con programa expres, que va mas rápido. Que se mezclen, y me definan. Para ver lo que me gusta que me guste, y lo que quiero que me deje de gustar. Aprender, aprender, y siempre aprender.

¡Un besito muy muy gigante!

 

 

 

  1. Soledad Camps Ramos says:

    Me gusta hablar con mi madre tres veces al día, aunque no tenga nada que contarle, aunque la llamada dure 45 segundos, aunque a veces me llame para decirme que llueve en Valencia…y yo viva a casi 300 kilómetros de Valencia.
    Me gusta cuando digo que no quiero ser madre y la persona que me escucha no me juzga ni me mira con cara de desaprobación.
    Me gusta la gente que quiere a los animales y lucha por sus derechos.
    Me gusta la gente que ayuda a otra gente, y me gusta pensar que soy una de ellas.
    Me gusta la gente que no mira hacia otro lado.

    Me gusta leerte, Lara.
    Me gusta mucho.
    ;-)

  2. Hola Lara,
    Me encanta cuando escribes en tu blog porque eres muy profunda y da gusto leerte.. cualquiera puede sentirse algo identificada con tus palabras!
    Te sigo en instagram y no dejo de sorprenderme cuando publicas fotos en tu casa de Canido, porque yo vivi alli antes que tu.. y tus fotos me traen tantos recuerdos… del jardin, de la terraza, de las flores de la entrada…

  3. Me encanta como escribes y transmites las ideas!! Y sobre todo me encanta tu visión de las cosas! Es agradable encontrar a alguien “con el umbral de la sentimentalidad fuera de los parámetros de la normalidad” (qué gran post y lo que ayuda) Me siento tan identificada en lo de los sobris que tuve que comentar jeje Qué de alegrías nos dan!! Para mi son la cura de todos mis males y soy muy afortunada de tener 5 pequeños diablillos que me vuelven loca :)
    Un besote!

  4. Es bueno saber lo que te gusta, y hacer una lista con todas las cosas, te paras un segundo para apreciarlas, valorarlas y también descartarlas, yo en mi caso escribo en mi diario notas de agradecimiento por ellas, así soy más consciente de por qué me gustan y como tu dices APRENDES, que no hay que dejar jamás de hacerlo.

    Gracias por compartir tus gustos, un beso a ti también

  5. A mi me gusta, mejor dicho, me encanta leerte y sentirme identificada y entender lo que dices porque lo he sentido igual o no pero me ha hecho meditarlo y reflexionar.
    Gracias Lara por dejarnos entrar en este huequito tan íntimo.
    Besos!

  6. Me gustan tus posts! A mi este invierno lo que más me está gustando es pasar tiempo con mis amigos, desayunos que se convierten comidas y comidas que se convierten en cenas. Y nunca he podido escribir en un diario y no olvidarme casi todos los días pero me encantaría.

  7. Lara, acabo de encontrarme con tu blog y tengo que decirte que me encanta, cada uno de tus posts y lo que expresas en ellos. Muchas Felicidades!!! sigue con ello. Me gusta la gente que se expresa libremente y de manera positiva, dejandonos una bonito mensaje:)! que nos alegra mas esta vida.
    muchos saludos!!!
    Andrea

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>