Yo había empezado este post el otro día, despotricando sobre la navidad en un año que me apetece cero patatero, pero hoy, antes de publicar, leí por suerte el último post de Marta y decidí que esos párrafos solo me traerían cosas negativas.

No voy a decir que vayan a ser unas navidades maravillosas, porque no será asi. Serán buenas porque gracias a Dios tengo a mi familia y amigos conmigo, pero no ha sido un año fácil y yo no soy de las de año nuevo vida nueva el 31 de diciembre con las uvas, odio que una fecha me tenga que obligar a empezar, odio tener que esperar a ella para tomar decisiones. Tengo ganas del 2016.

Así que he decidido hablar de los regalos a una misma. Para alguien a quien le encanta regalar, ver las caras de sorpresa, que no aguanta un secreto ni debajo del agua… el hecho de hacerse un auto regalo debería ser igual de placentero. No es que no lo sea, pero nunca me lo había planteado de esa manera así que, hoy quiero hacer una pequeña lista de los regalos que me haría a mi misma esta navidad, alguno ha caído, alguno caerá y otros tendrán que esperar.

Un buen masaje. Los masajes bien dados son fuente de energía. Lo tengo claro. El cuerpo se tensa cada nada, es muy importante cuidarlo y mimarlo, para que todo dentro fluya de la manera correcta. Para descontracturar, para que las energías bloqueadas se muevan y se coloquen en su sitio. Yo intento darme uno al mes, aunque últimamente estoy algo ahorradora, pero en diciembre tenia que caer, así que la semana pasada me lo di. Y me vino de gloria porque me esperaba un fin de semana emocionalmente movidito, si no llega a ser por el masaje, ¡ahora probablemente no podría ni moverme! Yo voy a un centro en San Francisco de Sales en Madrid. Se llama Axis. Todas las chicas son encantadamente dulces, el masaje es super largo y placentero, te quedas con ganas de más pero a la vez completamente satisfecha. Son una gozada.

 e88cd451ba4d501ab35eb8dd6901e9e4

Un libro. Pero no un libro cualquiera. Cada día cuesta más gastarse el dinero en ellos, con los ebook y las nuevas tecnologías. Pero como todo el mundo dice, donde este un buen ejemplar en papel que se quite lo demás. Estoy de acuerdo, pero para alguien que lee a menudo esto es un pozo sin fondo, además de que es cero práctico cuando viajas demasiado, no solo por el peso, que también sino porque a mi por lo menos me gusta leer dos o tres libros distintos al mismo tiempo, una novela, uno de inteligencia emocional y un tercero que dependerá de mi estado de ánimo.

1abcce6a39709c7af112f98a3df6e612

Imagen via Real fabrica

Por eso, regalarte a ti misma un libro tiene que ser un acto de felicidad. Elegido por la portada, porque crees que quedará precioso en tu mesa o incluso como me paso a mí hace no mucho, un libro que ya me había leído en el ebook pero sabía que tenía que tener en papel, porque me había marcado y era importante para mí recordarlo siempre. Porque para los libros, tengo una memoria pésima. He leído una barbaridad del libros buenos, pero reconozco que se me olvidan a la primera de cambio, voy a tener que empezar a apuntarlos en alguna de mis libretas. Ahora me muero por leerme este que a Marina le ha marcado tanto.

Un producto gourmet. Yo como bastante regular, no me refiero a dulce y demás, antiguamente si pero cada vez menos. Me refiero a que no se cocinar, a que no se hacer la lista de la compra, ni entiendo nada sobre proteínas, hidratos, carbohidratos y todas esas palabrejas… pero se reconocer esas cosas que nos hacen la boca agua. Para mi un producto gourmet son unos mini fuet que venden al peso en el corte ingles y también he visto en alguna charcutería a pie de calle .Te los ponen en una bolsita de papel craft, y están que te mueres. Pero esto si que depende de cada uno, si vives en Madrid por ejemplo, puedes pasarte por Petra mora, flipar, y elegir cualquiera de sus productos. Un buen aceite especial de trufa, una mermelada de algo con lo que jamás pensaste que se pudiera hacer mermelada… las posibilidades son infinitas, y no tiene porque ser siempre caro, para mi, gourmet es especial, diferente, y que no es habitual en tu comida diaria.

Un viaje de un día. Esto es lo que más me apetece. No tienes que irte muy lejos, busca un billete de tren o de autobús barato, con que te vayas a una hora de tu ciudad es suficiente. Busca un restaurante bonito o de moda para comer, date un paseo por sus calles, y vuelve a tu casa. Pero es importante que lo hagas sola, es un capricho que me parece también gratificante y enriquecedor, así que sin duda, lo haré en algún momento.

Un jersey de cashmere. Yo solo tengo uno, gris, y es mi tesoro. Tener algo así de especial hace que cuando una se lo pone se sienta especial. Esto puede parecer una superficialidad fuera de lo normal, pero a mi desde luego me funciona. Me hace sentirme guapa, cómoda y con fuerza así que no hay más que hablar, en mi caso al menos, merece, y mucho, la pena.

a39372186500d50a283ae15f630a1ffa

Una joya decorativa. Creo que lo he dicho alguna vez; tu casa es, o debería ser, tu ligar favorito en el mundo .Tu refugio, el sitio donde descansas, donde puedes ser más tu que en ningun otro lado, y donde inviertes tus ahorros y esfuerzo en convertir un espacio en algo especial. A mi la decoración me encanta, me encanta mucho y ahora mismo tengo dos cosas en mente. Por un lado esta la silla acapulco, bueno, la imitación. Solo que la que quiero es la de cuerda, y en todos los sitios que pregunto me dicen que tiene que ser mínimo dos unidades, así que desde aquí hago un llamamiento por si alguien que viva en Madrid y esta interesada.. ¡que me escriba! y las compramos juntas ;) y por otro lado, dos lámparas que me tienen enamorada no, lo siguiente.Pero que obviamente están totalmente fuera de mis posibilidades, aun así, os las enseño por si alguna suertuda se enamora y puede permitírselo. Yo, si algún día me caso, las pondré en la lista de bodas #sindudaalguna.

Se trata de la Palmyra lamp de Moving Mountains (no puedo dejar de mirarla e imaginármela en mi casa) y la lámpara Decoifee que he encontrado en esta web que por cierto, es preciosa toda ella.

8ce7597a0cc5ed759a5a2d64a7f9b002

Y con esto y un bizcocho, ya tengo motivos para hacer horas extra esta navidad, empaquetando regalos o haciendo de mama Noel en un centro comercial (algo que desde que veo en las pelis americanas me fascina, y me encantaría sin lugar a dudas probar en algún momento)

¡Feliz semana mundo!

  1. Hola Lara!!

    Quería descarte feliz navidad, pero prefiero desearte feliz vida, así en general, sea la época que sea. Que los días, meses y años que están por venir te traigan más cosas buenas que malas ( pretetender que traigan sólo cosas buenas quizá es pedir demasiado, pero si se puede también te lo deseo) y que las malas sean leves, de esas que dices enseguida ya paso y de las que siempre te hagan crecer. Te deseo una vida plena, que sea tal y como tu deseas. Besos

  2. Iratxe Martín says:

    Hola,Lara.Es la primera vez que te leo y me ha encantado el post. Mi nombre es Iratxe Martín ,vivo en Madrid,por la Latina y estaría interesada en una silla acapulco, las dos que tienes que pedir tienen que ser iguales?.

    Muchísimas gracias y me encanta lo que trasmites con tu escritura.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>