Ser feliz o querer ser feliz da miedo. Asi, sin anestesia, o al menos es lo que a mi me provoca. Da la casualidad de que casi todas las personas con las que hablo de este tema se pasan la vida pensando en como serian felices y aunque es cierto que no es un tema del que haya hablado con mucha gente, es algo más bien intimo, yo me he sentido así los últimos 27 años de mi vida. Quiza podria restar los primeros 5, pero a partir de ahi todo se ha convertido en lo mismo: cuando… cuando… cuando… sere… sere … y sere

Cuando estuve en NY, eso era todo felicidad
Creo a pies juntillas que el año empieza cuando tu quieras que empiece, eso por supuesto pero a mi el dia 31 me hace pensar mas que los demas. Ya solo el echar de menos a gente muy importante me hace querer disfrutar más de los momentos que paso con ellos, querer ser mas feliz y darme cuenta de lo poco que necesito a veces para ello y lo mucho que me enredo en buscar algo a lo que no puedo ni ponerle nombre porque a veces ni lo se. Mi familia, 12 uvas en tiempo record, lagrimillas, música de fondo y miradas más que cómplices resumen esa sensación de saber por unos segundos lo que necesitas para ser feliz.
La felicidad es una taza de te. Para mi lo es cada día, pero a partir de ahora voy a ir mas allá. Elijo ser feliz con todas las consecuencias que seguro no seran pocas. Elijo ser feliz con mis éxitos y mis fracasos, con mis alegrías y mis desengaños. Elijo ser feliz con mis decisiones y también con mis “no decisiones”. Elijo ser feliz con lo que tengo y con lo que quiero, con lo que me dan y olvidando lo que espero. No voy a esperar nada ni de mi misma, mi mente y mi cuerpo serán sabios y sabrán darme en cada momento lo que necesito. Confío en ellos.
Elijo ser feliz con los que quieren estar a mi lado y prometo olvidar o al menos no pensar tanto en esas personas que han decidido salir de mi vida, me han enseñado que la gente que te rodea esta para hacerte la vida mas fácil y agradable, y eso mismo intento yo.
Elijo ser feliz cada dia de mi vida y lo elijo sabiendo la responsabilidad enorme que eso conlleva. Pero solo pensar en esta elección hace que me entre un cosquilleo en la barriga, me ruborice y me sienta como una niña con zapatos nuevos.

¿Eliges ser feliz conmigo?

  1. Cuando uno sabe lo que quiere y al menos lo que no quiere, va haciendo lo posible por llegar hasta ello y sentirse feliz, aceptando sus decisiones tal y como fueron tomadas. Yo creo que va a ir muy bien y que cada movimiento sirve para avanzar un poquito y llegar al punto en el que te quieres ver. :)

    Seguro que todo va a ir genial!

    Un beso gigante!

  2. Larita!!! que Sorpresa!! Llego aquí por el curso de Hello! Blogging. Os sigo en Petite Mafalda pero no sabía nada de este proyecto personal!! Enhorabuena!! Es un lujo leer cosas así. Suscrita desde ya, porque esos pensamientos y decisiones los hemos tenido todas alguna vez en la vida! Te deseo toda la suerte del mundo!! Y a ver si podemos vernos pronto! Un besazo, Ana!

  3. Hola Lara, te sigo desde hace un tiempo en instagram pero nunca me habia metido en tu blog.
    He de reconocer que me ha encantado tu reflexión y otros post que he estado leyendo.
    Solo quería darte la enhorabuena, y ppr supuesto, poder seguir leyendo cosas tan bonitas.
    Un besito.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>