En el blog de Petite Mafalda publicamos un día cada una. Hay quien nos conoce y sabe perfectamente a quien atribuír cada post, y hay otros que parecen una mezcla absoluta. Al final convivimos mucho juntas; no nos vemos tanto como nos gustaría pero estamos todo el día hablando, maquinando e ideando.
Ayer le tocaba a Laura, y publicó algo que yo tenia guardado desde hace una semana en una foto del movil. Un fragmento que encontré en Facebook (creo que aún estoy en esta red social por este tipo de cosas) y que es de lo más revelador. Y como me quede con las ganas de publicarlo por lenta ;) aprovecho y lo pongo por aquí, por si alguien aún no lo había leído.
Vía Vogue


“Ya no tengo paciencia para algunas cosas, no porque me haya vuelto arrogante, sino simplemente porque llegué a un punto de mi vida en que no me apetece perder más tiempo con aquello que me desagrada o hiere. 


No tengo paciencia para el cinismo, críticas en exceso y exigencias de cualquier naturaleza. Perdí la voluntad de agradar a quien no agrado, de amar a quien no me ama y de sonreír para quien no quiere sonreírme. 

Ya no dedico un minuto a quien miente o quiere manipular. Decidí no convivir más con la pretensión, hipocresía, deshonestidad y elogios baratos. No consigo tolerar la erudición selectiva y la altivez académica. No me ajusto más con la barriada o el chusmerío. No soporto conflictos y comparaciones. 

Creo en un mundo de opuestos y por eso evito personas de carácter rígido e inflexible. En la amistad me desagrada la falta de lealtad y la traición. No me llevo nada bien con quien no sabe elogiar o incentivar. Las exageraciones me aburren y tengo dificultad en aceptar a quien no gusta de los animales. Y encima de todo ya no tengo paciencia ninguna para quien no merece mi paciencia”

Meryl Streep

Ayer le tocaba a Laura, y publicó algo que yo tenia guardado desde hace una semana en una foto del movil. Un fragmento que encontré en Facebook (creo que aún estoy en esta red social por este tipo de cosas) y que es de lo más revelador. Y como me quede con las ganas de publicarlo por lenta ;) aprovecho y lo pongo por aquí, por si alguien aún no lo había leído.

Para mi este es un claro ejemplo de ese momento en el que te das cuenta de que hay cosas que no pueden atormentarte. Bien porque abres los ojos o porque ocurre algo tan revelador que no puedes darle la espalda. Tu eres quien elige  para que está aquí, yo lo tengo claro aunque a veces me desvíe un poco del camino porque las emociones son muy fuertes e insistentes cuando quieren. Pero al final, lo importante es que construyas tu mundo con la gente que te aporta, con los detalles que te llenan, con los momentos que recuerdas y sobre todo, con los proyectos que te construyen aunque sea, con pasitos de gigante.

P.d. Recuerda que el tiempo es fundamental para comprender y asentar ciertas cosas, sino todas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>